Actividades ELE para Primaria (II)

¡Buenos días, amigos del Español!

Os escribo estas líneas ya desde la madre patria, pues he tenido que adelantar mis vacaciones una semana y muy a mi pesar me he perdido todo el percal navideño, con el juego que da eso L.

Lo que prometían ser unos días de asueto, ocio, sol y profundas conversaciones plagadas de sonidos J y RR con mis amigos, de momento están siendo arruinados por una profunda dolencia de… tengoqueísmo. Yo que quería haberos escrito este finde para daros unas ideas bien chulas para la semana previa a la Navidad en coles/instis/whatevers, no he

Y a mí lo que me estresaba era la escuela…

parado un momento desde que he pisado tierra ibérica.Tengoqueísmo. Tengo que ir al médico, tengo que ir a Ora la tienda de mi compañía telefónica, a la pelu que vaya puntas tengo y allí es el doble de caro, al banco, a hacer entrega de [inserte aquí el nombre de cualquier objeto obsequiable con la imagen de una tour Eiffel] a 32 amigos y familiares, al súper a comprar todas los embutidos y frutos secos que no he comido en 2 meses y medio, a ingerirlos hasta que la vesícula pida clemencia, a salir a correr mañana temprano y quemarlo, a reinventar el bosón de Higgs, a actualizar el Blog, su Twitter, su Instagram y su red social de turno y tengo que hacerlo todo antes del 25, que me voy al pueblo.

Pues menos mal que son vacaciones. Necesito unas vacaciones de estas vacaciones.

Por supuesto, si tengo que hacer algo antes que nada es daros la gracias (en especial a Fernando Plans, de Hispanalia) por haberme revolucionado las visitas del blog, los followers en twitter, la bandeja de entrada de Gmail con vuestros comentarios y agradecimientos. Me habéis escrito profes de todas clases y partes del mundo y además me habéis demostrado que estáis mu locos, que os habéis descargado, imprimido, plastificado (Valientes! Piratas!) las cartas Unoque os propuse en la anterior entrada y que a vuestros alumnos les han gustado. No sabéis la satisfacción e ilusión que me ha hecho cada una de vuestras palabras :,)

Dicho esto, hoy os escribo para mostraros lo que he hecho estas últimas dos semanas con mis pequeños del alma (con sus pieles de caneeeela).

Dictado de colores: Warholismo in da school

Empiezo fuerte, pues esta es una actividad diferente, con cierta polémica y sobre todo, improvisada. Si bien las mejores juergas son esas que empiezan con una caña de tranquis y tus vaqueros más normales y no las que llevas preparando tres semanas con cita en la peluquería y trazado milimétrico de la noche, la vida en una escuela a veces puede parecerse mucho a eso. Y es que esta idea se me ocurrió a lo tonto, sin pensar, ahora no recuerdo si en la parada del bus, fregando una sartén o en la cola de la panadería.

Ya que tengo un par de profes de 1º de Primaria reacias a que explote en clase la lectoescritura con los niños (señora, me da igual que ahora estén aprendiendo a leer en francés, ser bilingüe es precisamente eso, saber leer y pronunciar dos idiomas, cada uno con su idiosincrasia, pero yo no digo nada que sólo soy la auxiliar) ando todo el día barruntando cómo puedo enseñar únicamente desde lo oral y conseguir que no se olviden de una semana para otra. Descartada la opción del canturreo (¿por qué es tan patético el material musical en español para niños, eh, por qué?), pensé que dictarles los colores en español, esta vez ya sin traducir en francés, y que debiesen colorear un dibujo con el color que yo nombrase era una buena idea. Primero pensé en los típicos dibujines que hay en internet para colorear: paisajes, muñecas, dibujos animados…. Y segundo, me di una colleja mental por tener una idea tan nul  y a la vez tener un blog donde insto que seamos creativos y nos lo curremos un poco más. ¡Qué bob esponja ni qué hello kitty! ¡Fotocopias de sus fotos en b&n ahora, rait nou, y que se coloreen a sí mismos, hombre ya!

Las tutoras no recibieron con demasiado entusiasmo mi propuesta, pues implicaba el faraónico esfuerzo de fotocopiarme a tamaño de medio folio las fotos de carnet que tienen de cada uno de sus alumnos. Es que no tengo la de todos. Es que no sé dónde están. Es que tengo que fumarme este cigarro y beberme este café y tomar este aire fresco ahora mismo, querida auxiliar española, recuérdamelo más tarde. De las cuatro que imparten CP, es decir, 1º de primaria, sólo una me las facilitó, demasiado oscuras y pixeladas, pero oye, me hizo caso.

Pensé en repartir al azar las fotos y que tuvieran que realizar la actividad con las imágenes de sus compañeros, pero no sabéis lo vanidoso que puede llegar a ser un niño de 6 años y el poco sentido del humor que muestra ante cualquier tunning nada favorecedor por parte de un compañero. Nunca le dibujéis un entrecejo lila a una niña de primero o podría fundir con su mirada de reproche tu plastidecor. Por esa razón, bonitas coronas, pendientes, labios color frambuesa y rubias melenas se sucedían sobre las fotos de los niños. Porque querían verse molones, guapos. Hasta que les dije que no, que venga, que quería gafas, bigotes, dientes multicolor. Y a partir de ahí la clase fue una fiesta donde se reían de sus propias ocurrencias, mientras el ambiente se teñía de colores en español. Qué potito.

  • IDEACA:Empezad a introducir el vocabulario de las partes de la cara así como el que no quiere la cosa. Nariz azul, ojos rojos, pelo verde…
  • RESULTADO: De verdad, se rieron mucho. Era todo muy Warhol pero con mocos, sangre, legañas… Y los colores, aprendidísimos y con una pronunciación más que decente.
  • CONSECUENCIA DEL RESULTADO: La tutora quiere colgar el resultado en el pasillo. Las otras profesoras han visto lo que mola y me han prometido tener las fotografías listas la próxima sesión, aprovechando que se tomarán fotos por navidad. Minipunto y punto para mí.

El Flipbook

Flipbook es un palabro que aprendí de Pinterest, no vayáis a pensar que se lo debo precisamente a mi excelso manejo del inglés. Y debe provenir de flipar, porque vaya que si flipé. De nuevo caí en la trampa cuqui y almibarada de esta red social. De hecho, yo misma, hice uno una vez de muestra para enseñároslo por aquí y convenceros de lo que molaba como idea. Era joven, alocada. Qué poco pensé en lo que costaba hacer eso mismo para 26 alumnos de 8/9 años (porque esta idea la dejé sólo para los mayores, era demasiado hardcore para el primer ciclo).

Opciones para hacer un flipbook con tus alumnos, si la edad de estos no supera los dos dígitos:

a)Les explicas con paciencia, amor y todo lujo de detalles cómo recortar, colocar y grapar cada folio.

  b)Recortas, Masico de Japón mediante (la guillotina, para los que no estabais el otro día), tú misma con paciencia, amor y todo lujo de atención (recalco: ¡atención!) los folios. Se los das y que los coloquen y grapen ellos.

  c)Recortas, colocas y grapas, uno a uno, veintiséis veces tú misma cada flipbook, porque te aterra el revuelo grecorromano que puede formarse en clase. Tres horas y cuarto después, con una sonrisa y la mirada perdida, colocas tu cabeza entre las dos cuchillas de la masico. Desciendes la palanca.

  d) Pasas de la idea y les pones a colorear a bob esponja. Te das de baja en Pinterest.

Como en el fondo sigo siendo joven y alocada y como el profe es un animal que tropieza dos veces en la misma piedra, opté por la opción B. Les llevé a clase cada pestaña de su cuaderno, les expliqué cómo debían colocarla de mayor a menor y lo graparon todo ellos mismos.

  • BRICONSEJO: Aseguraos de que tenéis grapas para rato. Y una máquina saca-grapas, si no queréis volver a casa con la manicura de un hámster.

Aún no lo hemos empezado, tan sólo han adornado la primera pestaña, que hace las veces de portada. La idea es ir rellenándolo de campos semánticos a medida que vayan apareciendo en clase.

  • IDEAS: Las pestañas más pequeñas con los días de la semana, los meses, la meteorología. Las medianas con la familia, las prendas de vestir. Las más grandes con animales o comida, que son campos mucho más amplios. De esa manera, al finalizar el curso, tendrán un cuaderno con el vocabulario más frecuente en español, escrito por ellos mismos, con los colores que quieran e ilustrado si les da la gana (y si no les da también, que yo soy mucho de mandarles dibujar).
  • RESULTADO:Iré informando de su evolución.

Rojo como….un avión rojo, azul como… un coche azul

Esta ficha no tiene ningún misterio. Se trata de colorear cada palabra con su debido significado y, bajo ella, ilustrar algo de este color. Fue un poco un gol por toda la escuadra a la profe que me dijo que mejor que no leyeran, porque mi intención era que asociaran el sonido de R-O-J-O a la palabra ROJO y al color rojo. Pero lo disfracé de una ingenua actividad de dibujo y coloreo.

Y salió bien, además aprovechamos para practicar todo tipo de vocabulario e iniciar encarnizadas tertulias tales como si los leones eran marrones o naranjas. Los debates de La Sexta son riñas de enamorados en comparación a la que se puede montar en una clase de primaria si preguntas de qué color es, por ejemplo, la arena de la playa. Para unos amarilla, para otros naranja, para otras blanca, para algunos marrón…

Cada uno dibujó cómo y lo que le dio la gana de cada color, mi única intención era que asentaran definitivamente significados y significantes, sin traducir a ser posible.

  • RESULTADO: Colores asimilados y libertad de expresión elevada a la máxima potencia.

Smartie’s party hard

Propuesta para 3º de Primaria.

Como la pasada fue la última semana con ellos antes de que acabase el año, les agasajé con un atracón de chocolate para sorpresa de ellos y desgracia del personal del comedor de la escuela.

Nunca subestiméis el poder de una pequeña grajea de chocolate. Y si no, haced la prueba. Pedid a un niño de 9 años que os cuente del 10 al 0 en español, porque sí, porque lo dices tú:

a) Tres, uno, ocho, me canso, me aburro….

b) ¿Ein?

c) Uy, eso es muy difícil, no sé hacerlo.

d) Todas las opciones son correctas.

Pedid a un niño de 9 años que cuente hacia atrás en español, con un tarro de smarties en la mano. Ha terminado antes de que destapes el bote. O al menos lo ha intentado hacer.

  • BRICONSEJO:Aseguraos de que ningún niño es alérgico/intolerante/celíaco que la idea es buena, pero la salud es lo primero.
  • RESULTADO: Triunfal. Da igual la prueba, desde la más complicada a la más aburrida les entusiasma si la recompensa es llevarse el chocolate a la boca.

Observación: Las pruebas que más gustaban eran las que implicaban la participación de otro compañero.

Otra observación: si veis que hay alguna que sea excesivamente complicada, ofreced dos smarties de recompensa. De nada, dentistas de París.

  • Como el plan gustó, prometí realizar esta actividad una vez al mes con preguntas y pruebas relativas a lo que vamos haciendo en clase. *Vítores, aplausos, la ola en el aula*.

“Deberes” para las vacaciones

También con motivo de la última clase de 2014 les hice entrega del dominó de frutas (impreso en una cartulina, tranquilos) para que lo coloreasen, recortasen y jugasen con él estas vacaciones en casa. Les gustó la idea y me prometieron hacer buena cuenta de él estas navidades. En estos momentos, en alguna casa de un humilde barrio de las afueras de París, algún padre/madre de mis alumnos puede estar muy cansado del dominó, del español, de mí y de mi madre.


Para despedirme, y aunque ya hemos pasado la segunda quincena del mes, mis compis Fernando de Hispanalia, Tamara de Creatívate conELE y servidora estamos dándolo todo en Instagram con este reto que consiste en asociar una imagen a cada hashtag. Participad hombre, que os damos likes y follows y de tó 😉

Como siempre, espero que os hayáis servido de inspiración y buen rollo. Me encanta que me contéis vuestras experiencias vía e-mail, twitter o por aquí mismo. Os recuerdo mis cuentas, no vaya a ser que os confundáis con otra, como la Infanta:

¡A más ver, amantes del ELE!

Recórtame si puedes: juegos y materiales ELE para Primaria

A tenor por los comentarios que recibo en tweets o emails, juzgo que me tenéis por alguien creativo (sí) y con gran habilidad manual para desarrollar esas ideas tan chulas que mi mente maquina (mmm… no).

No vengo a tirar piedras sobre mi tejado, alejando cualquier posibilidad de ser contratada por alguien gracias a mis dotes artísticas, sino a seguir invitándoos a elaborar vuestros propios materiales, ESO SÍ, advirtiendo, amigablemente y de manera desinteresada, de los riesgos físicos y morales que conlleva aventurarse en el (aparentemente ingenuo) mundo del diseño, plastificado o corte de vuestras ideas. Podréis pensar que exagero. Já. Ilusos. Seguro que sois los mismos que os criasteis con Art Attack y pineáis cosas muy cuquis en Pinterest, ignorando el sufrimiento (o Photoshop) que hay detrás de cada una de ellas.

Queda más que claro, 13 meses de blog y 15 entradas después, que no me gusta usar únicamente el libro de texto y los materiales al uso que encontramos para impartir idiomas (como por ejemplo, un listening). Que yo lo que quiero es molar fuerte y hacer mis propias actividades y juegos. Que no me importa perder tiempo y hasta dinero porque la sonrisa de un alumno bien lo vale. Y que, hasta ahora, el tiempo no me ha quitado la razón porque mis alumnos (niños, adolescentes, con más nivel o con menos) adoran las clases y se entusiasman ante la novedad de las actividades, ya sea hacer fotos, dibujar o comer lacasitos.

Me sigue pareciendo todo muy bien. Y a no ser que una editorial me ofrezca un contrato con más ceros que el de CR7 por usar solamente sus libros, hablar bien de ellos por aquí y olvidarme de innovar y tener mis propias ideas, lo seguiré manteniendo.

Ahora, nunca he dicho que sea fácil.

Barrunto desde hace semanas la idea de celebrar unas Olimpiadas de juegos de mesa (qué bien suena, lo pondría con una fuente glitter si supiera) la última semana antes de las vacaciones. La idea es dividir a los alumnos en cinco equipos y que vayan rotando por diferentes espacios de la clase jugando a:

– El Lince, viejo conocido del blog.

– El Memory

– El UNO

– El Dominó

– El Reto de los Lacasitos (bueno, o smarties, o lo que sea que encuentre por aquí de colores).

Hace falta una organización espartana y la presencia de mínimo dos adultos de paciencia infinita, ya que el jaleo que se puede montar en el aula puede ser antológico. Os recuerdo que mis alumnos más mayorcetes tienen 9 años.

Obviamente, todos los juegos tendrán una parte didáctica relacionada con el español. ¿Cómo hacerlo? O bien buscando materiales ya preparados para tal efecto (ej: dominós con imágenes y palabras en español) o bien fabricándolos una misma, tras comprobar, desolada, el estepicursor (así se llama la pelotilla que rueda por el oeste) que nos aparece en pantalla después de buscar por Pinterest y webs varias. Amig@s, el inglés lo tiene todo copado. Al menos en la primera web.

Se pueden adaptar ideas que vayas encontrando en inglés al español. Es una idea.

Pero si lo que te gustan son las emociones fuertes de verdad entonces, sólo entonces, proponte hacerlo todo tú sola desde el principio.Adaptar varios juegos de cartas de toda la vida, solo que añandiéndole el vocabulario en español. A mí, una tía que para un viaje a Londres en marzo se echó el bikini por si acaso, a optimista no la gana nadie. O eso pensaba.

  • LAS CARTAS UNO:

Tuve esta aventurera idea una tarde de domingo de esas que no sabes muy bien qué hacer. Tus compañeros de piso tienen un malestar general producido tras la excesiva ingesta, la noche anterior, de productos etílicos de órdago y la tele aquí a esas horas es aún más aburrida si cabe que el programa de la Campos. En mi cabeza, hacer unas cartas UNO con el color y el número escrito en español, sonaba fácil. Nada, una horita de piktochart (total, es copiar y pegar todo el rato pero en cuatro colores diferentes), imprimir, plastificar y cortar. Parecía el señor de la barba de Bricomanía, así, rapidico y fácil todo.

Os podéis poner hilo musical para ambientar la lectura de los pasos. Veréis cómo con ella de fondo parece que todo se simplifica.

PASO 1: Diseñar en Piktochart (este os lo ahorro, tranquilos)

La hora, hora y media, que calculé para diseñar las cartas, se tornó fácilmente en tres. Piktochart, o yo, o los dos, estábamos puñeteros ese día y los vectores se me movían, las fuentes me descuadraban, yo perdía la cuenta y no sabía si ahora venía un 8 u otra vez un 7 y la cabeza empezaba a calentarse. Varios insultos hacia la pantalla y algún tic en los ojos, tipo Martes y 13 después, acabé.

PASO 2: Imprimir.

Folio a folio, a todo color. Tarea que no gustó a la impresora del piso a partir de la copia nº6, ya que empezó a sacarme los colores a rayas, la muy HP (las siglas no son casualidad). Y claro, qué son unas cartas Uno sin colores claros, contundentes y llamativos. Pues unas cartas Uno muy feas. Así que repetí la tarea hasta que obtuve mis 12 copias relucientes y rebosantes de rojo, verde, azul y amarillo.

Ya con mis flamantes cartas impresas (o imprimidas) y guardadas en una carpeta, vaya a ser que se me arruguen (jaja, ilusa, si supiera la que me esperaba), me dirigí toda ufana a la escuela, que me deja plastificar todo lo que me dé la gana de balde.

PASO 3: Plastificar y Cortar. (ATENCIÓN, PASO CRÍTICO).

No sabía que una simple máquina, de una aparente sencillez, pudiese generar tanto sufrimiento. Físico y mental, porque me quemó las yemas de los dedos y luego destruyó la mitad de las cartas. Seguro que también era HP, como la impresora.

Y así es como se sufre un microinfarto sin antecedentes cardiopatológicos en la familia un lunes a las 10.05 de la mañana.

Una de las profesoras que merodeaba por la sala de profes y que fue testigo de mi agonía, me facilitó su código secreto para hacer fotocopias a color. Un lujo no al alcance de cualquiera en cualquier escuela pública que se precie. Así que rehíce las copias que plastifiqueitor destruyó sin compasión y pude solventar el problema. Al segundo intento lo llamé Plastifiqueitor 2: La Venganza.

PASO 4: cortar las cartas.

Siguiente y aparente último paso. Para tal efecto está Masico, que aunque tenga nombre de princesa triste japonesa no es otra cosa que la guillotina de toda la vida, pero para los franceses. (Ya ves, fueron ellos quienes la inventaron y ahora la llaman por ese nombre tan cuqui). Me las prometía muy felices. Parecía sencillo antes de bajar la palanca, ignorando que por unos centímetros de nada podría cargarme toda la esencia del juego. Efectivamente, a medida que iba cortando, caí en que cada una me estaba saliendo a su bola, rompiendo esa homogeneidad obligatoria de los juegos de cartas. Si todas no son idénticas, el adversario puede acabar reconociendo tus cartas. Música dramática de fondo, again.

Drama.

Me tocó repasar con las tijeras aquellas que se diferenciaban demasiado de sus hermanas. Cuando parecía que el fin se acercaba, que algo así como Carros de fuego comenzaba a sonar, lo vi. Ay, no. No me jo*#s….

El reverso se transparentaba. Vamos, que mirando la carta al revés se intuía perfectamente que lo que tiene tu contrincante es un 9 verde de manual.

Solté un finolis «Aaaah, la vache !» (vendría a ser como un «ostras» a la francesa) que en mi interior sonó como un meca*oenlap#ta.

Total, que aquí estoy, con un fajo de cartas Uno monísimas, logradas, divertidas a la par que didactiquísimas, pero con las que no se puede jugar porque tu adversario sabe lo que tienes entre manos.

Ante tal apocalipsis now, he hecho lo siguiente:

  1. Pensar en forrar el reverso con cinta adhesiva negra.
  2. Pensar en pintarlo con rotulador indeleble.
  3. Abandonar ambos pensamientos al caer en la cuenta de que tenía que hacer eso mismo más de 100 veces.
  4. Caer en la cuenta de que lo mejor será pegarlas todas sobre papel adhesivo opaco y cortarlas una a una.
  5. Atarlas con una goma de pollo, meterlas en el cajón y encender la tele, ya buscaré el papel ese, pagaré la millonada que debe valer al tener el noble honor de venderse en París, y finalizaré esta tortura otro día.

BRICONSEJO: Por el amor de dios, imprimid en cartulinas o pegad inmediatamente un folio de color detrás antes de plastificar. Repito: pegadlo, no lo pongáis ahí sin más, que cuando cortéis después de plastificar volverán a separarse. (Parece un consejo obvio, pero en mi cabeza no era tan evidente).

2º BRICONSEJO: Si sois unos insensatos que habéis obviado el consejo anterior, o corréis la misma suerte que yo, a la hora de cubrir el reverso, cuidad que sea siempre de manera idéntica en todas las cartas o de lo contrario se podrían diferenciar entre ellas y fastidiar el juego.

Si os va la marcha, si estáis muy locos y todavía os sigue pareciendo una buena idea, aquí os podéis descargar las cartitas. El primer paso lo pone la casa. El resto ya es cosa vuestra. De los cortes con la guillotina no me hago cargo.

Truqui: si picáis a la imagen en Pinterest (hay doce en total), os saldrán en tamaño real.

  • EL DOMINÓ

No intentéis hacer un dominó solos, a no ser que seáis Licenciados en Matemáticas con un Máster en Probabilidad y Estadística. No es broma. Parece sencillo, asequible, lógico. Pues no. Eso, o que yo no estuve muy atenta en clase a finales de la Eso, porque hasta que no encontré este vídeo no pillé el mecanismo. Yo pensaba que con hacer la pareja de cada dibujo/palabra, ya servía, pero no. Después de ver el vídeo, cambié los números por las frutas y ya todo, el dominó y mi vida, volvieron a cobrar sentido.

Mi compañero de piso se preocupó al verme repetir en voz alta limón-naranja-cereza-sandía-limón-naranja-cereza-sandía mientras anotaba en una libreta con los ojos inyectados en sangre. Debió pensar que tengo algún problema de ludopatía con las tragaperras.

Aquí os dejo el dominó frutal que me ha quedado después de varias horas, algunas lágrimas y un par de Ibuprofenos y paquetes de Oreo:

Aquí más grande.

Está pensado para alumnos a partir de 7-8 años. Lo he hecho así para que cada alumno lo coloree y recorte y tenga su propio dominó para jugar en casa.

RECOMENDACIÓN: ya sabéis, imprimidlo en cartulinas o papel muy grueso, que al colorear, se transparenta y volvemos al drama anterior.

  • MEMORY

Este sí que no tiene ningún misterio. Como veis, no me he centrado en ningún campo semántico en particular, para dar más sensación de follón mental al juego, que de eso se trata.

Piezas A:

Piezas B:

Como siempre, cuidadito al recortar y con las transparencias. Aquí más grande. Y aquí.

  • EL LINCE ya sabéis que es un juego de mesa comprado. Mi adaptación consistirá en crear fichas, con la imagen original que deben buscar en el tablero, pero acompañada de la palabra en español. El juego es el mismo, quien antes encuentre la imagen en el tablero, se la queda, pero de paso van asimilando vocabulario sin traducir, directamente desde la imagen.
  • Y EL RETO DE LOS LACASITOS ya lo conocéis. Aprovecharé para repasar colores, números y saludos, que es el complejo léxico que nos ha ocupado estas semanas en 1º de Primaria.

En fin, por muy dramática que os haya resultado esta entrada, de verdad, no me hagáis ni caso. Seguid pegándoos las yemas con cola, indignándoos con seres inertes y sobre todo, dejando volar vuestra imaginación.

De profes imaginativos, alumnos creativos (y blogs como este).

Infografías para la clase de ELE (III). Edición deluxe para franceses.

La que avisa no es traidora (sino avisadora) y yo ya os advertí que habría más entregas del que hasta ahora es el post con más gloria desde que abrí el blog: las infografías de ELE. Dicho éxito se lo debo en parte a Pinterest, lugar donde suelo compartir las imágenes, y a Piktochart, programa en el que realizo la mayoría.

Esta vez, como adelanta el título, todas están dirigidas a les enfants de la patrie, ya que desde hace algo más de un mes vivo en París, con motivo de una auxiliaría que en realidad no lo es tanto.

Comenzaré, como diría Manolito Gafotas, por el principio de los tiempos:

Me sirvo de mi homóloga (compartimos profesión, ciudad de residencia y actividad bloguil) Tamara, de Creatívate con ELE, para explicar what the hells es eso de ser Auxiliar de conversación:

Somos los ayudantes del profesor titular que deben favorecer “la interacción comunicativa a través de la realización de tareas que estimulen a los alumnos en el uso de la lengua oral”. No obstante, nuestras funciones van más allá que conseguir que los alumnos hablen nuestra lengua materna en clase. Transmitimos nuestra cultura, dinamizamos las clases y modernizamos los recursos de los centros donde enseñamos…En definitiva, somos un soplo de aire fresco para los alumnos y de reciclaje para los profesores frente a los métodos didácticos estáticos y tradicionales que suelen emplearse en los centros de primaria y secundaria.

Nótese la negrita. Profesor titular. Meeec, error. En mi escuela, como en la mayoría de los colegios de Primaria franceses, no hay profesor de español. Y entonces, ¿qué tengo que hacer yo? pregunté con toda la inocencia/perplejidad/pánico y mi mejor francés al director. Y él, también con su mejor español, me dijo que hablase con las tutoras y me “colase” en las clases y diese una horita semanal de espagnol en cada una de ellas. Hala, a correr. Ya os dije que todo era muy Louis de Funès. Pero lo que al principio era una sensación de desamparo y desasosiego luego comenzó a ser una buena noticia. Era mi propia jefa. Era quien elegía los contenidos, los métodos y hasta los horarios. Me leáis desde donde me leáis, debisteis escuchar sonoras carcajadas provenientes de servidora. La cosa de repente pintaba muy bien. Olía a libre albedrío, a poco libro, a cero cortapisas, a tinta de la impresora imprimiendo mis propias fichas. Y, por el momento, no me he equivocado.

Así pues, desde hace un mes, me ocupo de alumnos de CP a CE2, o lo que es lo mismo traducido al sistema escolar castellano, de 1º de Primaria a 3º. Niños desde los 5 a los 9 años.

Si creí que la aventura estival con los alumnos italianos era complicada es porque aún no me habían contado qué era intentar enseñar español a los más pequeños, que prácticamente están aprendiendo a hablar, leer y escribir su francés nativo.

Por esa razón, hasta la fecha, estoy tirando del dibujo, las imágenes (estoy haciendo flashcards que pronto pondré por aquí), la mímica y sobre todo desde un punto de vista siempre oral, alejado de la lectura y la escritura.

La música, sin embargo, es mi punto flaco. A estas edades les encanta cantar y retienen de una manera genial las letras, pero todavía no he encontrado canciones que me satisfagan. Hoy he intentado pensar en alguna canción para enseñarles a contar pero la improvisación a veces es traicionera y sólo me quería venir a la mente La tía Enriqueta de Chimo Bayo (¿por qué se empeñará el cerebro en recordar letras tan deplorables? ¿por qué en ese lugar de mi memoria no puede estar la Elegía de Miguel Hernández que tanto se me resistió en el bachillerato?) que pese a lo pueril de su letra Uno, que no pare ninguno. Dos, nos movemos los dos. Tres, lo mismo pero al revés. Cuatro, me voy a la parra un rato. Cinco, doy un brinco. Seis, no me veis… no me pareció una elección adecuada. Seguiremos buscando. Si tenéis buenas ideas, ya sabéis dónde podéis dejar comentarios 😉

El primer día de clase, propuse esta ficha para introducir la presentación de sí mismos en español (puntito PsicoELE) que los más mayores rellenaban de manera escrita y los más peques completaban con ilustraciones. Algunas de ellas inquietantes, como el hacha en el apartado “qué quieres ser de mayor” que ha dibujado una niña. No quise preguntar.

El autoretrato sí que era obligatorio para todos.


Con los alumnos de CE2, aka 3º de Primaria, la finalicé en un día, así que ya me ha dado tiempo a  pasar a la siguiente actividad: fabricar un comecocos para practicar números y colores.

Todavía no he decidido cómo rellenar el interior de las pestañitas. Opciones:

  1. Podría aprovechar y enseñarles más vocabulario (animales, profesiones, familia…) bien acompañado de imágenes o de su traducción en francés. Véase la imagen del modelo que fabriqué antes de realizar la actividad con los alumnos.
  2. Podría dejarlo a elección de los intereses de los alumnos. Aunque estos estén seguramente alejados del Español como lengua extranjera (por ejemplo fútbol o princesas Disney), mi objetivo es que jueguen entre ellos fuera de la escuela y no creo que la imagen de una Vaca y su palabra en español les resulte atractiva en su tiempo libre. En el comecocos ya hemos escrito los números y colores así que de alguna manera, aunque luego jueguen con él para saber quién es tu novio de clase (sí, a eso nos dedicábamos con 9 años mis amigas y yo), leen de manera subliminal el español.

La actividad es un éxito, os lo aseguro. Hasta el niño que más deteste las artes plásticas se lo pasa bien fabricando el invento por su simpleza y las opciones para jugar que ofrece luego.

Y hasta aquí puedo escribir sobre mis andanzas escolares. Debido a unas vacaciones de tres semanas (sí, apreciado lector español, así se las gastan en el país vecino) sólo llevo trabajando tres sesiones con cada una de las clases. Lo siguiente, será comenzar un flipbook de vocabulario ahora que ya comienzan a ampliar campos semánticos.

Os dejo con lo prometido, las infografías. Obviamente, no están dirigidas a mis pequeños alumnos. De ellas hasta ahora (que yo sepa) sólo se han beneficiado mis dos compañeros de piso con mayor o menor éxito a falta de alumnos particulares con los que ocupar el tiempo libre que me deja la (no)auxiliaría.



Las encontraréis más legibles en Pinterest: http://www.pinterest.com/anaprofeesp

No tardarán en aparecer nuevas (suelo adelantároslas vía twitter @lapizdeELE) debido al nuevo desembolso que he hecho en cada librería que se ha interpuesto en mi camino en París (os juro que yo no las busco, las ponen ahí, cerca de las paradas de autobús).

Buenas noches, buena suerte y, como siempre, muchas gracias por leerme en este humilde rincón que precisamente ayer cumplió 1 año. Y precisamente, también, las pastelerías en París están estratégicamente al lado de las librerías y las paradas de bus 😉

PsicoELE 2

Como lo prometido es deuda y a mi no me gusta deber nada y menos a vosotros, que me decís cosas tan bonitas cada vez que me dejo caer por aquí, hoy vengo a escribir la segunda parte de este gazpacho conceptual cuyos ingredientes son la psicología, el arte y el español como lengua extranjera, ya bautizado como PsicoELE (2).

Si bien PsicoELE 1 estuvo únicamente centrado sobre la primera vía del autoconcepto, es decir, describirse a sí mismo (qué pienso de mi, cómo soy) esta segunda parte irá destinada a las opiniones y valoraciones de los demás, entendiendo por demás a los compañeros de clase.

Al igual que en las actividades propuestas el mes pasado, el denominador común de todos los ejercicios será el arte, sobre todo el retrato y la fotografía, dominios que podemos abarcar desde la más tierna infancia hasta las edades más avanzadas y sea cual sea el nivel del español del grupo.

¿Cuál es nuestro objetivo?

◦ Como profesores, conocer bien al grupo y a cada alumno de manera particular, facilitando así un aprendizaje más adaptado a cada uno.

◦ Como alumnos, conocer mejor a nuestros compañeros, mejorando la convivencia en clase al crear un clima más cálido y amistoso.

◦ Como personas y estudiantes, conocernos mejor cómo somos (a través de nuestras experiencias y las valoraciones de los demás) conocer nuestros puntos fuertes y nuestras limitaciones e intentar superar éstas para aprender a reponernos de un fallo o suspenso, mejorar nuestra autoestima y fortalecer vínculos sociales.

ACTIVIDAD 1: ME RETRATAN

En la primera parte del proyecto, el autorretrato era una de las actividades estrella, de modo que en esta segunda toma, retrataremos a nuestros compañeros.

A mi, personalmente, no sólo me gusta dibujar, sino que especialmente lo que más me gusta es retratar a mis amigos y familiares. Normalmente me sirvo de una foto tomada por mi, en la que, in my opinion, encuentre favorecido al retratado o con alguna de sus características personales destacadas. Me gusta ser especialmente fiel en el retrato, muchas veces para disgusto del amigo ilustrado (“Jo Ana, podrías haberme quitado algo de ojeras, o de arrugas, o de canas, o whatever”).

Me voy a hacer un poquito de publicidad gratuita para mostraros algunos ejemplos:

Mi padre y servidora con 23 años menos, una amiga, mi santa abuela y otra amiga. Retratos hechos a partir de fotografías.

La primera reacción de la persona es siempre de asombro. Siempre. Se encuentran el parecido pero les choca verse descritos gráficamente por alguien. Probablemente no encuentran la nariz que ellos se ven en el espejo o el pelo que les gustaría tener. Y yo, muchas veces, me sorprendo a mi misma, rotring en mano, descubriendo la forma de las cejas de esa amiga que tantas veces he tenido en frente. Haced la prueba, tratad de dibujar a alguien a quien creéis tener muy visto y os aseguro que averiguaréis rasgos fisionómicos que no sabíais desconocer.

Ideas para la actividad en clase:

  • Podemos realizar parejas, donde el retrato sea recíproco (retrato a un compañero que será el mismo que lo hará conmigo) o un sorteo donde no exista esta coincidencia.
  • Puede ser anónimo o no. En el primer caso podremos valernos de una fotografía del compañero a retratar, sin que éste sepa que está siendo retratado.

Tras dibujar a alguien, le conocemos mucho mejor. Reparamos en sus rasgos con detalle, como no lo haríamos sólo con observarle. Tras este “estudio a fondo” de nuestro compi de clase, será mucho más fácil describirlo.

→Tras el retrato, pediremos a los alumnos que describan físicamente en español a su compañero (especialmente destacando las cualidades que encuentren más positivas).

Para ello, facilitaremos listas de partes del cuerpo y adjetivos calificativos y usos de los verbos SER, ESTAR, TENER, PARECER, PODER…

Si os sentís muy aventurero/as, propongo una segunda parte para esta actividad:

Inspirada por este vídeo de Dove donde un retratista del FBI realiza un boceto a partir de las descripciones que una mujer (a la que ni conoce ni ve) da de sí misma.

Tengo la frente ancha, alguna arruguilla bajo los ojos, los dientes no muy blancos. Cuando concluye, realiza un segundo retrato de la misma persona, esta vez a partir de las directrices de una tercera persona, que describe a la misma mujer desde su propio punto de vista. ¿La conclusión de Dove? Los demás nos ven mucho más guapas de lo que nos sentimos. Somos críticos con nuestro aspecto (especialmente, nosotras, las féminas) y tendemos a maximizar aquello que no nos gusta y que sin embargo para los demás pasa desapercibido o no perciben de una manera tan negativa como la nuestra frente al espejo.

¿Cómo podemos adaptar este vídeo a la actividad?

→Comparando el autoretrato y las descripciones personales de la actividad de PsicoELE1 con las creaciones de los compañeros. Será interesante para los alumnos comprobar si la percepción (física y también psíquica) que tienen de ellos mismos coincide con la de los demás.

  1. Tengo los ojos azules y un poco separados. La nariz grande y los labios finos.
  2. Marie tiene los ojos azules y muy bonitos. Su nariz es grande pero proporcionada y tiene una sonrisa agradable.
Imagen del vídeo de Dove: el primer retrato muestra cómo se ve ella misma, el segundo cómo la ven los demás.

ACTIVIDAD 2: SELFIES

Podría ser una actividad precedente a la de los retratos. Sencillamente, hacerse fotos. Perder el miedo a posar ante la cámara. ¿No tenéis amigos (o sin ir más lejos, nosotros mismos) que son reacios a echarse una foto? ¿No está entre vosotros la típica amiga cansinaque os pide repetir la fotografía porque no se ve bien en ella? Eso sí, seguro que le habréis visto más de un selfiered social mediante. Nos suelen gustar los autorretratos porque sacamos lo mejor de nosotros y ocultamos aquello que no nos gusta cuando nos retratamos con la cámara.

→Sesión de fotos entre los alumnos.

Ideas para la actividad en clase:

  • Podemos pedirles que que posen imitando diferentes estados: furioso, distraído, curioso, alegre, triste, enamorado… El compañero fotógrafo, podrá dar órdenes al compañero retratado sobre cómo quiere que pose. De paso, aprovechando la informalidad del ambiente, la distensión y algarabía (probad a dar una cámara de fotos a un grupo de adolescentes y entenderéis de qué hablo), podemos colar o recordar el sempiterno SER y ESTAR y su uso según el adjetivo.(A colación, os dejo esta infografía sobre el tema).
  • O esta idea de Pinterest de realizar fotografías ante la pizarra, con dibujos en ella sobre el retratado:

Al final se comentarán los resultados de las imágenes y se elegirán las mejores para su utilización en las siguientes actividades.

ACTIVIDAD 3: PINTAR SOBRE FOTOS

¡Que me gusta a mi pintar! Esta idea me gusta especialmente para alumnos de Primaria (mi especialidad docente, como alguno ya sabrá).

→ Entregaremos varias fotocopias en blanco y negro de las imágenes realizadas en la actividad anterior. Deberán colorear, dibujar, delinear sobre acetato y/o utilizar la técnica collage sobre ellas.

Les pediremos que lo que dibujen, coloreen o peguen sobre la imagen de su compañero esté relacionado con las descripciones en español que ya tenemos. Pediremos también que practiquen vocabulario escribiendo alguna palabra sobre la foto.

IDEA 1: Continuar la fotografía mediante el dibujo.
Mi persona, con la misma técnica.
Colorear sobre la imagen o fuera de ella.
Técnica collage.

Después el alumno deberá justificar ante su compañero por qué ha tuneado su fotografía de ese modo.

ACTIVIDAD 4: QUIÉN ES QUIÉN

Aprovechando las fotografías de la segunda actividad y las descripciones de la primera, podemos fabricar un quién es quién con nuestros alumnos y trabajar con ello las oraciones interrogativas.

(También a colación, aprovecho para agradecer este tan genial sobre celebridades hispanas que realizó en su blog JramónELE, al que quiero con la fuerza de los mares y el ímpetu del viento, ya que tiene un blog genial que sigo con devoción desde tiempos inmemoriales: http://jramonele.blogspot.fr/2011/04/quien-es-quien.html)

ACTIVIDAD 5: PUZZLE

Aprovechando también las fotografías, y especialmente para los más peques, esta idea de Pinterest me parece muy interesante. Rehacer las caras de nuestros compañeros no sólo nos servirá para reconocer a cada uno de ellos, sino que además, podemos jugar a mezclar las partes y ver qué tal le queda mi nariz con los ojos de mi compañero de pupitre con las cejas del profesor, por qué no. Buena excusa para enseñar a los más pequeños las partes de la cara y una buena lista de adjetivos calificativos.

ACTIVIDAD 6: OBJETOS PERSONALES

Especialmente interesante para los primeros días de curso y en edades más avanzadas.

→ Pediremos a nuestros alumnos que traigan entre 2 y 5 objetos personales que consideren significativos para ellos (pero que tampoco sean muy delatores) y que serán entregados al profesor sin que el resto de alumnos los perciba. El profesor colocará todos los objetos en una mesa y los alumnos deberán decidir qué elemento se corresponde con cada uno de sus compañeros y justificar por qué.

  • Según el nivel de nuestro grupo, modularemos la dificultad de las respuestas:

A1: NOMBRE COMPAÑERO – NOMBRE DEL OBJETO – SUSTANTIVO/ADJETIVO/VERBO… QUE JUSTIFIQUE SU RESPUESTA

(Ej: Marie – Pintalabios – Coqueta). Pueden utilizar diccionario.

A2: NOMBRE COMPAÑERO – NOMBRE DEL OBJETO – SUSTANTIVO/ADJETIVO/VERBO… QUE JUSTIFIQUE SU RESPUESTA

(Ej: Mathieu – cuchara – Cocinero). No pueden utilizar diccionario.

B1-B2: ORACIÓNES CAUSALES CON NEXO ‘PORQUE’ y PRESENTE DE INDICATIVO

(Ej: El billete de tren es de Pauline porque es muy viajera).

C1-C2: ORACIONES CAUSALES CON TODOS LOS NEXOS (Ya que, dado que, puesto que…) Y OTRAS CONJUGACIONES VERBALES ADEMÁS DEL PRESENTE DE INDICATIVO

(Ej: El pendrive sería de Pierre dado que él es informático).

Y chimpún. Me despido y parto, sin un beso y una flor, pero con muchos tweets y filtros, ya que el Lápiz se hace mayor (oye, a lo tonto llevo aquí un año!) y ahora colorea por otras redes sociales.

Este mes de octubre no me habéis leído ya que he andando bastante liada cambiando de trabajo, país y en general, de vida, nada, una tontería, ahora vivo en París con dos franceses que no hablan nada de español y doy clase a una treintena de pueriles élèves que apenas saben escribir en francés. Lo que os decía, una chorrada sin importancia 😉 El próximo post, qué duda cabe, versará sobre cómo me lo estoy montando ante este panorama que nada tiene que envidiar a una película de Louis de Funès (y con muy poquito que ver con Amèlie o El último tango en París).

Acordaos de la chaqueta al salir, que ya refresca 😉

À tout de suite, amigos del Lápiz!

 

PsicoELE 1: El autoconcepto, la autoestima y la Inteligencia Emocional en la clase de E/LE

Al fin me decido a escribir esta entrada. Varios (demasiados) meses pensando en ella y unos cuantos libros después (estoy segura de que he contribuido en el pago de las vacaciones de Luis Rojas Marcos gracias a la inversión que he hecho en su obra), le dedico a mi otros estudios un hueco en el blog. He tardado tanto, no por procrastinadora (me encanta esta palabra que tan bien me define) sino por el respeto que me produce escribir sobre Psicología cuando sólo llevo la mitad de los créditos de la carrera superados, Uned mediante. Y es que, como ya adelanta el título, he tenido la aventurera idea de mezclar los tres campos a los que he dedicado litros y litros de subrayador en mis cinco universitarios años: la didáctica, la educación artística y la psicología. Todo ello en una clase de español. Olé ahí. Y no mezcla más cosas porque no las ha estudiado, pensaréis.

Los que me leéis, ya sabéis que mi experiencia al otro lado del aula de idiomas (esto es, como alumna), hasta la fecha, es sensiblemente superior a la que tengo como profesora. Ahora que estoy delante de la pizarra, trato de pensar como estudiante que he sido (y que seguiré siendo for a long time) qué ha funcionado conmigo y qué no a la hora de enseñarme y aprender otro idioma. Y si algo echo de menos es… expresar qué siento y cómo lo hago. No hablar de mi, no. Sé decir perfectamente en inglés o francés que Robert de Niro me encanta, que detesto las espinacas, que tengo 23 años, que nací en Barcelona pero no soy culé y que no tengo hermanos. No. Hablo de expresar mis emociones. De desahogarme, de decir que hoy me siento contenta/angustiada/nerviosa/triste y por qué. Cuando viajas, compartes piso o simplemente conoces más a fondo a alguien que no habla tu lengua materna, es lo primero que echamos de menos. Poder pasar del finecuando alguien nos pregunta cómo nos sentimos.

Si hemos pasado del nivel A2 en un idioma no materno, a todos nos habrán enseñando en algún momento adjetivos como sad, heureuse, worried o furieux, pero, como alumna, aún no he encontrado a ningún profesor que trabaje esa Inteligencia Emocional tan imprescindible para todos, estudiemos el idioma que estudiemos y seamos niños, adolescentes o adultos.

Por eso hoy escribe más la estudiante de Psicología y maestra de Primaria que la profe de ELE.

Antes de pasar a las ideas y actividades que propongo, un repasito breve de conceptos. Brevísimo, pues quienes hayáis tenido el placer de toparos con ellos en vuestros estudios sabréis que es harto complicado explicar en pocas palabras qué significan cada uno.

AUTOCONCEPTO: Conjunto de elementos que una persona utiliza para describirse a sí misma. Se forma a través de dos vías fundamentales: las experiencias que uno vive y las valoraciones que extraemos de ellas y las opiniones y valoraciones de los demás.

AUTOESTIMALuis Rojas Marcos lo define como “el sentimiento de aprecio o de rechazo que acompaña a la valoración global que hacemos de nosotros mismos”.

Cuando la valoración que hacemos de nosotros mismos es beneficiosa para nuestra calidad de vida se puede decir que tenemos autoestima positiva, mientras que si es perjudicial la autoestima es negativa. La autoestima no es algo fijo ni inamovible, se va formando y cambiando a lo largo de la vida.

Las 6 “aes” de la Autoestima, según José Vicente Bonet (1997):

Aprecio de uno mismo como persona, independientemente de lo que pueda hacer poseer, de tal manera que se considera igual, aunque diferente a cualquier persona.

Aceptación tolerante de sus limitaciones, debilidades, errores y fracasos, reconociendo serenamente los aspectos desagradables de su personalidad.

Afecto, actitud positiva hacia sí mismo, de tal manera que se encuentra bien consigo mismo dentro de su piel.

Atención y cuidado de sus necesidades reales, tanto físicas como psíquicas.

Autoconsciencia, es decir darse cuenta del propio mundo interior, y escucharse a sí mismo amistosamente.

Apertura, actitud abierta y atenta al otro, reconociendo su existencia y afirmándolo, lo que parte del reconocimiento de que no podemos vivir de forma aislada e independiente de los demás.

INTELIGENCIA EMOCIONAL: Que mejor que recurrir al “padre” de este concepto, Daniel Goleman, para su definición:

La inteligencia emocional es una forma de interactuar con el mundo que tiene muy en cuenta los sentimientos, y engloba habilidades tales como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental. Ellas configuran rasgos de carácter como la autodisciplina, la compasión o el altruismo, que resultan indispensables para una buena y creativa adaptación social”.

Otra definición, por Ana Muñoz: La inteligencia emocional es la capacidad para identificar, entender y manejar las emociones correctamente, de un modo que facilite las relaciones con los demás, la consecución de metas y objetivos, el manejo del estrés o la superación de obstáculos.

  • Como el hábil lector habrá deducido gracias a ese estratégico 1 del título de la entrada, esta es la primera parte de estas actividades, que en un derroche de esfuerzo mental he tenido a bien llamar PsicoELE (no pidáis más de mi, es mi entrada más complicada) y a la que nos ceñiremos en la primera vía de formación del autoconcepto: es decir, el único protagonista de las actividades será el alumno. El estudiante va a aprender sobre él, únicamente. En esta primera parte no nos vamos a preocupar de mostrar ante los demás compañeros los resultados individuales, sino en que cada uno se concentre en saber auto-describirse (valga la redundancia), conocerse a sí mismo y comenzar a hacerlo en español.
  • Y en la segunda parte (muy pronto en sus pantallas, lo prometo) los ejercicios irán destinados a que los alumnos conozcan más sobre sus compañeros y a saber cómo nos ven los demás. Habrá actividades como fotografiar a los compañeros, hacerse selfies, juegos tipo Quién es Quién o actividades como el Amigo Invisible.

He hecho un breve esquema de QUÉ podemos trabajar, CÓMO y CUÁNDO dependiendo de la edad de nuestros alumnos y su nivel de español:

Actividades

Soy lo más”: actividad sobre la autoestima, la confianza en uno mismo y nuestras capacidades.

Sugerencias de uso:

Para niveles entre A1 y A2 -> Completar con sustantivos y verbos en infinitivo con la ayuda del diccionario.

A2 -> Podemos aprovechar también para pedir frases con Ser y otras con Estar.

A partir de un nivel A2 avanzado/B1 -> oraciones más complejas como el uso de pretéritos, subjuntivos, condicionales…

Emoticonos”: Especialmente práctico en usuarios de aplicaciones y redes sociales en las que podemos servirnos de “caritas”, que expresan mucho sin escribir una palabra.

La actividad, que también hace las veces de “chuleta” de vocabulario, consiste en asociar cada una de los sentimientos que expresa cada icono a una situación que les haga sentir dicha emoción.

Al igual que en la actividad anterior, podemos graduar la exigencia de las respuesta en función del nivel de los alumnos.

Ejemplos:

A1: Infinitivos y sustantivos -> #preocupado Perder una maleta en un aeropuerto.

A2: Pretéritos -> #confiada Gané un una competición de atletismo.

B1+: Subjuntivo -> #enfadada Ir a la playa y que empiece a llover.

EL AUTOCONCEPTO A TRAVÉS DEL AUTORRETRATO

Hablar de uno mismo es innato en el ser humano. No es vanidad ni egocentrismo sino algo completamente intrínseco en nosotros desde que el mundo es mundo. Desde la infancia buscamos la auto-afirmación y perseguimos la construcción de nuestra identidad a lo largo de toda nuestra vida. Sin embargo, según cuenta Luis Rojas Marcos en La autoestima (2007), contestar a la petición “Háblame de ti, cómo eres”, resulta complicado para casi todos. En la mayoría de ocasiones, si lo habéis hecho con vuestros alumnos, las primeras respuestas versan en torno a aficiones y gustos. “Soy una persona viajera y amante del jazz”, por ejemplo. Pero contestar si somos positivos, desconfiados, seguros, pesimistas, cariñosos o tímidos no es tan sencillo. Por esta razón, dibujar o fotografiar puede ser un gran paso para romper ese hielo inicial que se forma cuando tenemos que realizar un ejercicio tan complicado y a menudo íntimo como es hablar sobre nosotros.

QUÉ: El autoconcepto: qué imagen tengo de mi, quién y cómo soy. Qué pienso sobre mi, cómo me siento con ello, cómo quiero que me vean los demás… en definitiva, quién y cómo soy.

CÓMO: Como no es sencillo responder a estas preguntas y además, hacerlo en una lengua no nativa, usaremos el comodín del lenguaje universal por antonomasia: el arte. Sirviéndonos de técnicas como el collage, dibujo, fotografía + Uso del diccionario español.

CUÁNDO: Creo que es importante que haya pasado un generoso periodo de tiempo entre el inicio del curso y estas actividades. Hablar sobre uno mismo y las propias emociones es, especialmente para muchas culturas, un ejercicio complicado, íntimo y puede que hasta tabú. Por esta razón, no utilizaría esta actividad como presentación o durante los primeros días de un curso.

Hete aquí una recopilación que he hecho en Pinterest sobre material interesante para trabajar AUTORRETRATOS en el aula de Español:

Collages:

Caligramas y Pinacogramas:


Algunas webs para hacer Pinacogramas(dibus realizados con caracteres):

  • TypeDrawing:storyabout.net/typedrawing/typedrawing.php.(Aunque está temporalmente fuera de servicio)
  • RoboType: http://www.robotype.net/index.php

Ilustración:

Más ideas aquí -> Tablero: Actividad psicología + arte+ español

<- Me despido con una de mis viñetas favoritas de la ilustradora Agustina Guerrero, autora de Diario de una Volátil que creo que encaja perfectamente con la definición de Inteligencia Emocional.

Y con una A tan grande como la de mi Autoestima en este momento, millones de AGRADECIMIENTOS a todos los que sé que me leéis por aquí, pineáis por Pinterest o twitteáis por Twitter. Gracias, mercis y thanks por dedicar vuestro tiempo a esta humilde profe que está empezando! 😉

Cosas que dije que nunca haría (y estoy haciendo en clase)

Sí, imaginaba que esta entrada algún día llegaría. Y es que después de casi nueve meses escribiendo en el blog, mi primera experiencia docente ha llegado y sabía que, aunque me pesara, me tragaría más de una línea en calibri 12 aquí vertida en cuanto pusiera un pie en un aula.

Y es que estimados lectores (que por cierto, cada vez sois más, la que me habéis liado en Twitter!) ahora es cuando he comprobado en mis carnes que muchas de las cosas que nos enseñaron en la carrera o máster difieren mucho de la realidad de una clase. Básicamente, porque cada una de ellas es un mundo. En el mes de julio he visto pasar a dos grupos de alumnos distintos, ya que son chicas y chicos italianos que hacen una estancia de 15 días en Barcelona, se marchan a Italia y luego viene una hornada nueva. Pues todo aquello que pensé, hice y triunfó con la primera clase, no necesariamente lo ha hecho con la segunda. Y es que ser un buen profesor no es otra cosa que saber dar en la tecla de tu grupo, conocer qué puede funcionar en el aula y qué no y sacar el mayor partido posible de todos y cada uno de tus pupilos.

Dejaré para agosto un post de reflexiones y conclusiones, que me enrollo como un Durum. A continuación, la lista de Cosas que dije que nunca haría en clase (y que estoy haciendo ahora que soy profe) que dejarán a grandes veletas de la historia como Luis Figo o Rosa Díez en infantiles aficionados.

  • La competición

    Pese a que mi profesora de Didáctica General en la universidad durante años ha tenido a bien convencernos de que enfrentar y rivalizar a los alumnos (o a grupos de alumnos) es el mal, es lo peor, es anti-educativo de todo punto, no puedo evitar afirmar en estas líneas que tratándose de alumnos adolescentes, en un contexto escasamente académico (ayer me contaron que salieron de fiesta por Castelldefels después de una intensa jornada playera) y de nacionalidad italiana (¡cómo les gusta una pugna!) es un recurso más que motivador.

    Se puede hacer prácticamente cualquier actividad (desde la más tradicional hasta la más novedosa) premiando al alumno que la desempeñe con un punto para su equipo.

    Las ganas de sumar para tu grupo o de que tu adversario no puntúe para ganar, mantienen alerta al alumno que, probablemente, con el libro de texto a los diez minutos ya estaría mirando por la ventana o comprobando las notificaciones de su móvil.

    Así, en cinco equipos de tres formados al azar, o tres de cinco, o chicos contra chicas (son exactamente 8 y 7), he conseguido “colarles” en una semana las preposiciones, los comparativos, los sempiternos pretéritos, vocabulario de todo tipo, falses friends, comprensión oral y contenidos culturales siempre que he podido. Temas algunos de ellos nada apetecibles pero que a golpe de ¡tiempo!, ¡punto para el equipo B! han despertado la atención de casi todos los estudiantes.

  • Premiar o recompensar:

    La competición pierde parte de su encanto si, después de ganar, no tienes un premio que restregar en la cara de tus adversarios. Al menos, eso piensan mis pupilos, que a las 13:15h (hora a la que finalizan las clases) darían su reino por un pobre chupa-chups de marca blanca. Ya han cogido el hábito de preguntarme cada mañana: Ana, ¿hoy qué premio traes?, y, aunque me supone más visitas de las deseadas al pasillo de las chuches del supermercado, es una de las formas que tengo de captar su atención durante las actividades con puntuación. Si veo que la cosa decae, en un momento dado hago una “pregunta de caramelo” o ejercicio, agasajando con un pequeño premio al primero que la termine o responda bien. Que saber la diferencia entre Muy y Mucho bien vale un chicle de melón.

  • El libro de texto

    Keep calm: sigo siendo una ferviente defensora de otros métodos para el aula, de enseñar y aprender lo mismo que te ofrecen unas páginas de un manual pero de manera lúdica y centrada en los intereses de los alumnos. PERO, al igual que premio y agasajo, también amenazo con unas tortuosas horas de páginas y actividades de lo más aburridas si en algún momento la clase se va de madre (que pasa cada día, tratándose de estas púberes y complicada edades) y abusan del ambiente distendido e informal que ofrezco siempre que puedo. Además, quién me lo iba a decir, estar sentados con el libro abierto, tal y como suelen realizar las clases habitualmente en el instituto, los silencia y relaja, todo lo contrario que las competiciones, que a pesar de que los mantienen alerta, los hooliganiza y estresa más de lo que me gustaría algunos días.

  • El examen

    Evaluar a un alumno únicamente con un examen me parece injusto, arriesgado e inmerecido en la mayoría de ocasiones. Pero, cuando el tedio se posa en forma de nube en el aula, planeando sobre las cabezas de los alumnos, los móviles asoman tímidamente de las mochilas y los bostezos se suceden, la frase mágica PORQUE ESTO…¡ENTRA EN EL EXAMEN DEL VIERNES! provoca un efecto casi mágico entre la mayoría de alumnos, que abandonan su actividad ajena a mis explicaciones (ora mirar por la ventana, ora dibujar en el brazo del compañero contiguo) para tomar nota de aquello que esté explicando. Sea lo que sea. Haced la prueba. Serían capaces de anotar hasta nuestro grupo sanguíneo si eso cayera en el control.

  • Traducir

    Sí, fui yo quien escribió hace pocos meses en esta web que ahora tenéis en pantalla, que caer en la traducción es un error, que deben entender las palabras y expresiones por sí mismas, por ejemplo, mediante imágenes, y alejar a los a los alumnos de convertirse en un diccionario con patas. PERO, el italiano es muy goloso, guarda muchas similitudes con nuestra lengua y a veces es inevitable. Por ejemplo: mis alumnos, frecuentemente confunden LLEGAR con LLEVAR. De modo que no me ha quedado más remedio que aclarar que lo primero es arrivare y lo segundo portare. Y que no se rayen más, que uno no llega una falda azul, ni está llevando a España. Y desde entonces, no lo han vuelto a decir mal. Además, les encanta enseñarme palabras en su idioma, les enorgullece que les pregunte “¿esto vosotros cómo lo decís?”. Y encima yo estoy aprendiendo italiano por un tubo y súper presto.

Y sólo llevo como profe algo menos de un mes. La lista promete ser larga con el paso de los años y la experiencia que ellos conllevan, pero ya sabéis, donde dije Diego ahora digo Gianluca, abre el libro por la página 37, por un chupachups haz la actividad 4 y todos atentos, que esto cae en el examen. Por cierto, ¿cómo se dice eso en italiano?

La entrada que siempre quise escribir: primer día como profe E/LE

Por fin puedo escribir estas líneas en el blog. Las que estaba deseando redactar desde que decidí abrirlo sin otra pretensión que explayar mis ideas y propuestas para la clase de Español como Lengua Extranjera que este mes de julio por fin tengo la suerte de impartir.

Mis primeros alumnos son chicas y chicos italianos con un nivel A2. Rondan los 15-17 años y están en Barcelona de vacaciones dos semanas, sin conocerse entre ellos pues cada uno procede de una lugar distinto de la bota. Panorama cuanto menos alentador para una primera experiencia docente y con mi formación académica centrada en la enseñanza hasta los 12 años, pues soy Diplomada en Educación Primaria.

Si a ello le añadimos que el ambiente en el que pasarán estos quince días es de ocio, estío, asueto, desocupación, vacación y demás retahíla de antónimos de lo que es una clase tradicional y un ambiente académico, el reto ya es colosal.

Pero como nadie dijo que fuera fácil, el lunes 7 de julio (que ya no recordaré como San Fermín, sino como mi primer día como profe) saqué la artillería pesada:  infografías, ideas de Pinterest, ideas de otros bloggers (especial mención a Profesor en apuros  y JRamón), libros, fichas, juegos, canciones y tizas de colores y, al final, os confieso que no hay mejor material y recurso que nuestra intuición y facilidad para improvisar que ésta nos da. Esa que ninguna carrera, máster o manual del profe te enseña, esa que llevamos de serie quienes sentimos pasión por la enseñanza.

Para muestra, un botón: el primer día. Si rebuscamos en libros y webs sobre clases de ELE o cualquier otra lengua, o mismamente indagamos en nuestra experiencia en busca del recuerdo del primer día que asistimos a un curso de idiomas, encontramos actividades con el mismo nexo en común: hablar de nosotros mismos, presentarnos a los demás. Para tal cometido confeccioné unas fichas en la línea de la entrada que publiqué hace unas semanas, inspiradas en un muro de Facebook (ninguno de mis quince púberes alumnos me confesó no estar registrado en el invento de Mark Zuckerberg) que resultaron gozar de bastante éxito.


Mi idea no era otra que que la rellenasen y acto seguido, leerla en voz alta para todos los compañeros. Y aquí es donde ese instinto docente surgió de la nada mientras paseaba pasillo arriba y abajo y me dijo: “Ana, ¿por qué no las repartes entre ellos y que adivinen quién es quién?”.

Les hice borrar a todos su nombre y la idea resultó genial, pues ayudó a que hablasen entre ellos (sobre todo los chicos con las chicas, pues parecía haber un muro infranqueable entre ellos las primeras horas) y descubrieran información y cosas en común.

Una vez re-repartidas las fichas, el alumno leía en voz alta el muro de Facebook de su compañero/a para el resto de la clase y decía quién creía que era y por qué.

La segunda actividad tenía como objetivo comprobar por mi parte qué tal andaban de expresión oral y que hablasen ante el resto de la clase. Y como eso a estas edades (bueno, y a todas) no es tarea fácil, tuve que utilizar un buen aliciente: chocolate.

ACTIVIDAD: Consiste en extraer un lacasito de la bolsa y en función de su color, contestar una pregunta (domanda, como ellos se empeñaban en decir) sobre ellos. Si respondían correctamente, se podían llevar tan preciado (y desconocido, pues no tenían ni idea de qué era un “Lacasito”) premio a la boca.

La idea, cómo no, es cortesía de Pinterest: http://www.pinterest.com/pin/237776055301298163/

El viernes, la utilicé para algo más ingrato: los tiempos verbales. Pero eso forma parte de las siguientes entradas, pues finalizo questa aquí, ya que me gustaría dedicar una por cada semana de clase (una por cada día sería demasiado larga).

Antes, como aperitivo, os dejo un pequeño spoiler: una infografía que he realizado hoy sobre False Friends, Falsos Amigos o Falsi Amici que estoy deseando enseñar a mi alumnos para que dejen de decir Prima en lugar de Primera o me digan que abra la ventana porquefa caldo (“¿quién hace sopa?” le conteste a un alumno la primera vez que lo dijo).

ACTIVIDAD “FALSOS AMIGOS”: Un alumno al que le mostraré la primera palabra, realizará mediante mímica su significado al resto de la clase, que deberá de decir la palabra correctamente en español, sin caer en la trampa de decirla primero en italiano.

El resultado, en la siguiente entrada 😉

Que tengáis una feliz semana y, como siempre, muchas gracias a todos los que me leéis.

PD. Una de las mejores cosas que me ha pasado desde que abrí el blog ha sido descubrir que entre mis lectoras se encuentra ¡una de mis compañeras de trabajo! 😀

APPlicando el Español

Buenas tardes de verano!

Aifon, de Cállate la boca.

Hoy comienza la estación del año más anhelada por la mayoría de estudiantes. Con ella llega el ocio y asueto del que no gozamos tanto como querríamos el resto del año, y, como ya escribí hace un par de meses, el uso de las aplicaciones de nuestro teléfono móvil es para muchos trending topic en nuestro tiempo libre.

Mi actividad ELE de hoy pretende sacar las redes sociales y aplicaciones más populares del móvil y del ordenador y traspasarlas al aula de español, beneficiándonos de la afición que tienen por ella la extensa mayoría de jóvenes.

Se podría crear una cuenta para la clase y en ella compartir imágenes interesantes para los compañeros sobre el idioma y la cultura española.

• El uso de #tags para practicar vocabulario que acompañe a las imágenes.

• Compartir experiencias relacionadas con el estudio del español, especialmente si los alumnos viven en España.

• Compartir gustos y aficiones para darse a conocer entre sus compañeros, acompañando las fotografías con descripciones y etiquetas en español.

• Proponer un tema, por ejemplo, semanalmente, y que los alumnos (y por qué no, también el profesor) tomen fotografías que giren en torno a esta temática. Semana de la comida, semana de los deportes, semana de los animales…

• Animar al resto de compañeros a comentar las imágenes que se posteen.

• Al finalizar el curso, podríamos premiar al autor cuya imagen haya conseguido más likes.

Shazam y Spotify son dos de las aplicaciones que más utilizo referidas a la música. En mi caso, tengo el segundo repleto de muchas canciones que he encontrado gracias al primero. Es cómoda y sencilla: pulsas un botón y en cuestión de segundos (depende de la velocidad de tu internet y de lo cerca que estés del altavoz) en la pantalla aparece el título de esa canción que te gusta y que desconoces mientras haces cola en la caja de un H&M.

Es un recurso genial para trabajar la Comprensión Oral en clase sin valernos de los clásicos y aburridos listenings que nos ofrecen los libros de texto, ya que el alumno puede trabajar siendo él mismo quien seleccione las canciones gracias a estas aplicaciones.

Antes de contar con tan útil app, intentaba quedarme con alguna frase del estribillo o del resto de la canción que hubiese identificado bien en inglés. Un listening pero en un bar o una tienda de ropa. Luego, la apuntaba y la buscaba en google, unas veces con más éxito que otras.

Se trata de animar a los alumnos a hacer las veces de Shazam y que sean ellos quienes reconozcan y trabajen con las canciones en español que propondríamos.

• Anotar todas las palabras o frases que hayan entendido en la canción. Buscar si aparecen tal y cómo las han escrito en la letra original.

• Completar la letra de una canción que pondremos en clase.

• Facilitar, a través de un Spotify para toda la clase, canciones en español de todo tipo de géneros y épocas para realizar diferentes actividades:

  • Crear una BSO: proponer desde una historia escrita u oral hasta unas imágenes y que los alumnos escojan una canción que valoren adecuada, de las que hemos facilitado.
  • Al contrario, diseñar la portada de un disco en función de lo que hemos escuchado a través de la fotografía o el dibujo.
  • Crear en Spotify listas con canciones que, en función de su letra o ritmo, consideren oportunas para cocinar, hacer un viaje a la playa, montar una fiesta con los amigos…

• Acertar el título o autor de una canción escuchando sólo partes del tema.

Y cómo no, la madre de todas las redes sociales: Facebook.

Esta vez evitaremos totalmente el uso de la red social original en sí, a través del móvil o del ordenador, y crearíamos un muro en el aula que irían actualizando los alumnos diariamente con, por ejemplo:

  • Noticias del día recortadas de periódicos.
  • Eventos interesantes en su ciudad: el estreno de una película, una fiesta, una exposición…
  • Felicitar los cumpleaños a los compañeros.
  • Dejar notas, comentarios, aportaciones a otros compañeros (como por ejemplo, felicitar por la victoria de su equipo o agradecer el préstamo de unos apuntes…)
  • Crear un apartado de likes en los que sugerir un libro, una canción, una película…
Pinterest

En definitiva, crear un clima de camaradería en el aula, para conocer mejor a los compañeros y darse a conocer uno mismo. Fomentar la comunicación dentro y fuera de la clase, especialmente para los alumnos más retraídos y tímidos. Como profesora también participaría en el muro, incentivando las aportaciones diarias de los estudiantes y para estimular ese clima cordial y distendido que buscamos con esta tarea, que si funciona, podría durar todo el curso.

El muro también haría las veces de tablón tradicional de noticias de la clase y de la escuela, informando de fechas de exámenes, excursiones o diferentes eventos.

Y hasta aquí mi “apportación” de hoy (es domingo y es verano, este es mi nivel).

Un saludo y un Me Gusta + Follow a todos los que os hayáis molestado en leerme.

Ana.

El Lince: vocabulario y ortografía

Hoy traigo un recurso sencillo, original y que, si se explota bien, puede dar mucho juego. Y nunca mejor dicho, pues se trata del juego de mesa El Lince.

El Lince es uno de los juegos de mesa más sencillos que existen y tal vez por eso, goza de tanto éxito entre todas las edades y generaciones. Así lo avalan los 15 años que lleva la caja en mi casa y las decenas de sobremesas familiares que ha amenizado a primos, tíos y madres. Puede ganar tanto un niño de 8 años como un licenciado en Química, el único requisito es tener bien graduada la vista.

Consta de un gran tablero repleto de imágenes y más de 500 fichas que se corresponden con cada una de las fotografías que aparecen en dicho tablero. El objetivo es ser el primero en localizar la imagen de una de las piezas en el tablero.

Pese a su simpleza, es un herramienta genial para la clase de E/LE. ¿Por qué? Porque permite trabajar el vocabulario evitando la traducción y trabajando directamente sobre el significado.

• A los niveles debutantes que estén comenzando a ampliar su vocabulario, podemos pedirles que localicen imágenes relativas a un campo semántico en concreto: mobiliario, alimentos, prendas…

• Para un nivel intermedio podríamos respetar la dinámica original del juego pero, en lugar de facilitar una ficha, facilitaríamos la palabra de manera oral o escrita.

• Y para alumnos de un nivel entre intermedio y alto, ya familiarizados con el vocabulario pero aún con dificultades ortográficas, la siguiente actividad:

Bonus Track: a propósito de la ortografía, una nueva infografía. Más grande aquí

PD. Ojalá llegue a ojos de los redactores del diario Marca y del programa España Directo (TVE1)…

Chuletas II: Infografías para la clase de ELE

Como ya amenacé en mi anterior entrada, habría segunda parte del tema Chuletas, esta vez digitales y al igual que las que propuse la semana pasada, pensadas para favorecer la competencia Aprender a Aprender y la autonomía personal del alumno.

Por alguna extraña razón, hacer infografías me relaja muchísimo. La gente normal sale a correr o se pone una pelien el sofá, pero es en los gráficos, los vectores, los backgrounds, y en cortar, pegar y arrastrar donde he encontrado un método de distracción que hace muy buena pareja con Spotify para pasar un rato (o tres, porque estoy desarrollando cierta adicción) y repasar esos aspectos gramaticales que el paso de los años fulmina de nuestra memoria. Por esto último, hace ya unos años, invertí 9,90€ en un libro llamado Lengua fácil para Bachillerato y acceso a la Universidadque recoge en sus 150 páginas resúmenes sobre morfosintaxis que, si bien me han sacado de un apuro mientras estudiaba Magisterio o el Máster en E/LE, con todos mis respetos a la Editorial Espasa, su presentación y redacción podría acabar con el insomnio de cualquier filólogo.

Así que, basándome en gran medida en el contenido de este libro, voy elaborando infografías dirigidas a alumnos o a los mismos profesores, que también tenemos nuestros dilemas y dudas.

Al igual que en el primer post dedicado a la elaboración de material de estudio por parte de los alumnos, invitaría a éstos a realizar infografías y compartirlas con sus compañeros de todo aquello que se va trabajando en clase y que es necesario memorizar (ya sea gramática, historia, literatura…).

Para ello, vuelvo a mostrar mi más sincera devoción hacia la web Piktochart.com: muy sencilla, muy cómoda, muy accesible y muy GRATIS.

Hete aquí mis primeras creaciones infogramaticales, aunque prometo que también las habrá de vocabulario (falsos amigos), dialectos, literatura o lo que me vaya encontrando en los libros de texto y que considere infografiable.

  • Conociendo a POR y PARA:

Son dos de las preposiciones más puñeteras que existen, provocando confusiones incluso entre los estudiantes extranjeros más avanzados. Si buscamos en libros de texto o en internet, no será difícil encontrarnos con toda clase de listas diferenciadoras que no consiguen desenfrascar al alumno del embrollo que le lleva a decir frases como “He venido a España para tres meses”. Eugenia Sáinz González propone esta historieta para facilitar que el estudiante entienda y asimile qué significa POR y qué significa PARA a fin de alejarlo de la memorización a corto plazo a la que invitan las listas antes mencionadas. Si el alumno consigue comprender la personalidad de cada una de estas preposiciones, cada vez será menos necesario que recurra a los apuntes.

  • Los PARTICIPIOS IRREGULARES:

El español, como todos los idiomas, a veces es caprichoso y nos niega la sensata ecuación que si de salir, es salido, de abrir es abrido. Con esta sencilla lista de participios que no se corresponden con las reglas establecidas, recordaremos a los alumnos la excepciones de estos 12 verbos.

  • BONUS TRACK:

Estas dos últimas infografías las he realizado con intenciones recordatorias, es decir, en calidad de estudiante/profe que a veces se olvida de cuándo está ante un SE dativo o uno enfático. También servirían, por qué no, para estudiantes con un nivel alto del idioma.


Aquí las podéis encontrar en su tamaño más legible:

http://www.pinterest.com/anaprofeesp/infografías-para-la-clase-de-ele/

Y hasta aquí mi humilde aportación semanal al mundillo ELE.

¡Feliz finde!